Uncategorized

1

El pueblo Villa Hermosa no es ni siquiera un reflejo lejano de su nombre. Quizás lo único hermoso del pueblo son las personas que habitan en él. La mayoría de estas personas son inmigrantes procedentes de Haití que se han asentado y construido sus propias casas con planchas de zinc y maderas.

Hace poco conocí a Ramón, un niño de ocho años que había construido su propio carrito a base de tapas y una botella de aceite. También me encontré con María saltando la cuerda que encontró en la pila de basura, que por cierto me acordó que solía tener una semejante durante mi niñez. No muy lejos de María, estaba Elías, de nueve años quien jugaba Mancala con unas pequeñas piedras blancas que ha ido recogiendo del suelo.

Mañana es día 25 de Diciembre y en la República Dominicana, muchos niños encontrarán montones de regalos que Santa Claus dejó debajo de un pino de plástico. Otros, sin embargo, seguirán jugando como un día más con los juguetes que fabrican con un poco de basura y mucha imaginación.

Standard