Uncategorized

untitled

Allí donde él vive, en la costa del Pacífico, los árboles crecen y crecen hasta que sus copas rozan las nubes más altas; y el suelo encharcado refleja un cielo a menudo demasiado gris, casi negro. En mi tierra, bañada por el Caribe, la brisa es siempre cálida y las plantas florecen sin descanso en un verano permanente.

Sí, muy lejos el uno del otro, pero en la misma página…

Standard
Uncategorized

SALVAPOST

Salvador posando con su cámara Yashica, que una vez perteneció a su abuelo.

En Madrid conocí a esta brillante persona, que tiene la mente inundada de infinita imaginación e historietas de todo tipo. A través de sus ojos una simple foto puede tener páginas de interesante interpretación y posibles orígenes y destino, siempre con un retorcido humor español. Salvador me ha ayudado a madurar mi sentido de la percepción y por lo tanto mi acercamiento a la fotografía. Ahora dondequiera que voy, si veo una buena foto me pregunto, “¿qué pensaría Salva de esto?”.

Standard
Uncategorized

_MG_9792

Ella trabaja en el motel desde que aterrizó en la isla de La Española hace unos tres años. Él es su hijo, al que nunca pierde de vista a pesar de que tiene que cumplir con una jornada laboral de ocho horas.

Standard
Uncategorized

DUARTE CON PARIS

Estaba cansada de la rutina, una mañana cogí la cámara y conduje hasta un lugar donde no había estado durante más de una década, la esquina de Duarte con París. Esta es considerada como una de las calles más activas en la República Dominicana, donde abunda el desorden, la basura y gente de todo tipo. No ha cambiado mucho desde la última vez que vine en carro público, eso sí, ahora se encuentran más vendedores haitianos y chinos…

Standard
Uncategorized

twins

Brendys y Altagracia.

No es de costumbre para mi ir de misa los domingos, pero ese día acompañaba a mi amigo Gabriel a la celebración de la Virgen de la Mercedes. Cuando las vi ya se estaban marchando de la iglesia. Sin pensar mucho con toda prisa las perseguí y les pedí que me posaran para un retrato. Por suerte soy mujer disfrazada de china, si no quizás no hubiera tenido tanta suerte.

Standard
Uncategorized

_MG_3322

_MG_3350

_MG_3323

_MG_3342

_MG_3344

_MG_3348

El día antes del año nuevo lunar, padre y yo fuimos al mercado local y compramos la cantidad suficiente de carne y verdura para alimentar a 40 personas durante los dos días de fiesta. Cuando nos detuvimos en el puesto de las aves, mi padre pidió al carnicero que no cortara la cabeza ni las garras del pollo, ya que se utilizarían para adorar a los dioses.

La mañana del año nuevo chino la abuela se despertó antes del amanecer y preparó toda la comida para el ritual, en el que ofrecemos a los dioses y a los espíritus de los difuntos un pájaro, un pez y un pedazo de carne de cerdo. La mesa se completa con tres tipos de frutas, empanadillas chinas y tres tazas de té y alcohol de arroz. La quema de inciensos, plata y papeles dorados y Hell Bank Notes también forma parte del ritual. Este año madre compró nuevos modelos de billetes falsos. El de 500.000 tiene el mapa europeo impreso por detrás.

El rito comienza iluminando los inciensos colocados en pequeños santuarios que tenemos alrededor de la casa, y luego adoramos a cada dios y a los espíritus difuntos antes de que el incienso se consuma por completo.

El santuario de nuestro antepasados ​​y nuestra Diosa de la Misericordia, Guanyin (观音菩萨). El Gobernante del Cielo (天官赐) tiene la responsabilidad de otorgar la buena fortuna, el dios de la tierra de ultramar (地主神) tiene el poder de ayudar a reunir la riqueza y la protección a los que no viven en su patria; y el dios de la tierra (土地父) es responsable de la cosecha.

Esperemos que este año sea buena…

Standard
Uncategorized

anamaria

Fue durante mi primera semana en la universidad. Yo solía andar con un cuaderno de dibujo, ya que hacer nuevos amigos era todo un reto para mí. Una mañana, mientras estábamos en el aula esperando que el profesor llegara y yo terminaba un retrato que había empezado el día anterior, ella se acercó de repente a la esquina donde estaba y luego nunca me senté sola otra vez.

Standard